Las 14 mejores cosas que hacer en Cuba

La llamada Perla de las Antillas y la isla más grande de todo el Mar Caribe, Cuba puede parecer un mundo aparte de los refinados lugares paradisíacos de vacaciones que la rodean.

Por un lado, su historia sigue muy viva.

Las revoluciones y el comunismo todavía están frescos en la mente, y los museos muestran armas que ayudaron a derrocar al gobierno hace solo décadas.

Las colinas todavía están marcadas por las huellas de hombres como el Che Guevara y Castro, mientras que las plantaciones de azúcar desmienten el auge colonial y las oscuras historias de conducción de esclavos.

Luego está la histórica Habana Vieja, repleta de construcciones barrocas manchadas de edad y gloriosos palacios, los sonidos del animado jazz y el cabaret después del anochecer.

Mientras tanto, Cadillacs sin cambios desde los años 50 zumban por carreteras azucaradas, y los lugareños estallan en fiestas ad hoc de baile, canto y barbacoa.

Echa un vistazo a esta selección de las mejores cosas que hacer en Cuba:

1. Pasea por el Malecón de La Habana

Malecón, La Habana
Malecón, La Habana

El Malecón de La Habana es la Perla de las Antillas escrita pequeña.

Es un lugar donde los lugareños con cara de cuero hacen cigarros del tamaño de plátanos, donde los Cadillacs rebotan y chocan por las carreteras irregulares, donde los boxeadores enguantados se entretienen con los aires tropicales y los artistas callejeros se unen con los amantes en medio de las brisas marinas saladas que rueda

La friolera de 7 kilómetros de principio a fin, este bullicioso paseo marítimo es un verdadero símbolo de la ciudad.

Ha ganado estatus histórico y rezuma estilos barroco y art déco, está pintado en tonos de rosa y amarillo cubano, y palpita con charla y energía española.

¡Simplemente no te lo puedes perder!

2. Pasea por las calles de La Habana Vieja

La Habana Vieja
La Habana Vieja

Ah, La Habana Vieja: un pequeño enclave de España en el Caribe.

Este distrito atestiguado por la UNESCO que ocupa el corazón de la capital de Cuba es sin duda uno de los lugares más auténticos y terrosos de las Américas.

La arquitectura es llamativa, con filas de casas barrocas peladas y arcadas de estilo andaluz bordeando las carreteras.

Las fachadas están manchadas por la edad (y la contaminación), y esconden cantinas de tequila y soukosas barras de rumba debajo de sus escotillas.

Las plazas, desde la céntrica Plaza de Armas hasta la Plaza de la Catedral, están adornadas con magníficas iglesias históricas y palacios neoclásicos.

Y luego están las fortificaciones, dominadas por un trío de Fortaleza que se eleva sobre los canales urbanos con baluartes y agujeros de cañón cortesía de los siglos XVII y XVIII.

3. Maravíllate por las obras del Museo Nacional de Bellas Artes

Museo Nacional de Bellas Artes
Museo Nacional de Bellas Artes

Otra de las grandes e imperdibles instituciones para hacer su hogar en medio de las calles históricas de La Habana Vieja, el Museo Nacional de Bellas Artes está cargado hasta el borde de obras maestras que narran los diversos períodos artísticos de la isla y su gente.

Los visitantes pueden venir a ver el retrato psicológico de las misas de Federico Beltrán, las pinturas políticamente infundidas de Guillermo Collazo y las obras de escultura modernas de artistas como Rita Longa.

Otra rama de la institución cercana ofrece una gran cantidad de arte mundano, desde jarrones griegos antiguos hasta lienzos de El Greco y otros maestros españoles.

4. Haz compañía con un héroe nacional en el Mausoleo del Che Guevara

Mausoleo del Che Guevara
Mausoleo del Che Guevara

Smack bang en el corazón de la isla, entre las calles de la bonita Santa Clara (el lugar de una de las batallas más cruciales de la Revolución Cubana por cierto), el gran mausoleo de mármol para, sin duda, el hijo más icónico del país se mantiene alto y orgulloso.

El lugar de descanso final del Che Guevara y 29 de sus compañeros revolucionarios está marcado con una gran estatua de bronce del hombre, y también incluye una fascinante selección de exhibiciones que muestran su arma, binoculares, botella de agua, innumerables fotos y varias obras de arte arquitectónicas destinadas a reflejar el carácter del propio radical.

5. Vea la cruda historia del siglo XX en el Museo de la Revolución

Museo de la Revolución, La Habana, Cuba
Museo de la Revolución, La Habana, Cuba

Ubicado en el magnífico Palacio Presidencial neoclásico en el corazón de la histórica Habana, el Museo de la Revolución es una visita obligada para cualquier viajero amante de la historia que se diriera a la Perla de las Antillas.

Las colecciones incluyen artefactos crudos y fascinantes de primera mano de los trastornos políticos de los años 50, como las armas utilizadas por el Che Guevara y Camilo Cienfuegos, e incluso el mismo barco que llevó a Castro a las costas cubanas durante la expedición de Granma en 1956. También hay exposiciones dedicadas a la crónica de la reconstrucción comunista del país en los años 60 y 70, junto con secciones que detallan las guerras de independencia contra España.

6. Maravíllate ante los baluartes del poderoso Castillo de San Pedro de la Roca

Castillo de San Pedro de la Roca
Castillo de San Pedro de la Roca

Lejos de las calles de la ciudad de La Habana y de las propias fortalezas de la capital, atestiguadas por la UNESCO, esta poderosa ciudadela corona los escarpados acantilados del extremo sureste de la isla.

A tiro de piedra de la táctica e histórica ciudad portuaria de Santiago de Cuba, el castillo fue levantado por el venerado ingeniero italiano Giovanni Battista Antonelli en la primera mitad del siglo XVII.

Hoy en día, el complejo de torretas y empalizadas, baterías de cañón y plataformas de artillería no solo es Patrimonio de la Humanidad, sino que también se considera uno de los mejores restos de las grandes luchas de poder que envolvieron a Cuba y las Américas a lo largo de la época colonial.

(¡Puedes imaginarte a los barcos piratas navegando con miedo!)

7. Camina por la naturaleza de la Sierra Maestra

Sierra Maestra, Cuba
Sierra Maestra, Cuba

La poderosa Sierra Maestra es el gran ancla del arco cubano.

Ubicados en los profundos extremos del sur del país, caen dramáticamente en cascada hasta el mar Caribe, elevándose en escarpados baluartes y promontorios rocosos desde Cabo Cruz hasta los estuarios del río Guantánamo.

Sin embargo, por hermosas que sean, estas colinas saltaron a la fama principalmente por los revolucionarios totémicos que pisaron sus crestas en los años 50: ¡Che, Fidel Castro et al! Hoy en día, los visitantes pueden venir y tomar cualquier cosa, desde caminatas de uno a varios días hasta los picos, espiando la antigua sede secreta de los rebeldes o simplemente preguntándose por los verdes bosques nublados y las aves tropicales del Parque Nacional Turquino.

Hay muchos guías de senderismo en la cercana ciudad de Bayamo.

8. Únete a la Fiesta de la Cubania en Bayamo

Fiesta de la Cubania, Bayamo
Fiesta de la Cubania, Bayamo

Aquellos que anhelan una fiesta cubana de buena fe deben asegurarse de hacer un beeline para la anciana ciudad de Bayamo en los lejanos confines de Oriente.

Aquí, entre las calles salpicadas de sol y las hermosas fachadas históricas y coloniales (¡la ciudad en realidad es anterior a La Habana, con una fundación alrededor de 1513!), la Fiesta de la Cubani entra en erupción cada semana.

Los visitantes pueden esperar bailarines cubanos y melodías caribeñas tocadas en honkytonks tambaleantes, degustar platos ardientes de la isla y charlar con la gente de montaña del sur.

Bayamo también es conocido por sus consumados jugadores de ajedrez, ¡así que piénsalo dos veces antes de decidirte para una partida con los lugareños!

9. Soborno en Varadero

Varadero, Cuba
Varadero, Cuba

Cuando la historia revolucionaria y las líneas de tráfico de Buicks y Cadillacs se ponen un poco demasiado, es hora de recordar que Cuba sigue siendo un paraíso caribeño.

Y para eso, tal vez no haya mejor lugar que el estrecho asador de arena, dunas y complejos hoteleros de súper lujo que es Varadero.

Sobresaliendo de la costa norte justo al este de Matanzas, a lo largo del borde de la península de Hicacos, este mosaico de árboles banianos y palmeras, arena blanca marfil y olas de caribes es una opción ideal para relajarse y relajarse.

Espera cócteles en la playa y montones de mercados turísticos promocionando esas omnipresentes baratijas de reggae.

10. Disfruta del cabaret en el Tropicana Club

Club Tropicana
Club Tropicana

Bajo las brillantes estrellas del Caribe, entre las calles de Marianao en el lado occidental de La Habana, los espectáculos nocturnos de cabaret del Tropicana Club han tenido lugar desde la década de 1930.

Ahora un pilar de la vida nocturna de la capital, el porro podría no ser barato (¡la entrada cuesta alrededor de 60 $!) pero es conocido en todo el planeta por sus rimbombantes espectáculos de baile y noches de música, con coristas vestidas con plumas de plumas de pavo real y lentejuelas brillantes.

Tropicana también es conocida por su antigua reputación como lugar de reunión del Floridian La Cosa Nostr.

11. Ver las inquietantes tumbas del Cementerio de Colón

Cementerio de Colón, La Habana
Cementerio de Colón, La Habana

Una de las cosas más fuera de lo común que ver en la capital de La Habana, el Cementerio Colón es una obra de arte en sí misma.

Lleno de elaboradas tumbas góticas y grandes esculturas, está justo ahí arriba con el Père Lachaise de París y La Recoleta de Buenos Aires.

El sitio está situado justo al oeste del corazón histórico de la ciudad, marcado por una elaborada puerta frontal diseñada por Calixto Arellano de Loira y Cardoso.

En el corazón del cementerio se encuentra la capilla principal, pintada con relucientes tonos marfil y rematada con magníficas cúpulas de terracota, mientras que las tumbas se extienden en secciones por todos lados.

Entre los famosos enterrados se encuentran la cineasta Beatriz Azurduy Palacios, el poeta José Lima y José Miguel Gómez, expresidente de Cuba.

12. Se revolcar en las vibraciones españolas de Trinidad

Trinidad, Cuba
Trinidad, Cuba

La pequeña y letárgica ciudad de Trinidad es una de las verdaderas joyas de la costa sur de Cuba.

Fundada en 1514, ha conservado un auténtico encanto español como pocas otras ciudades del Caribe.

Las carreteras están bordeadas de pequeñas cabañas de pueblo, cada una pintada con un tono de helado diferente y medio horneada en sus conchas de adobe bajo el sol.

La plaza central está envuelta por las cimas barrocas de la Iglesia y Convento, una iglesia que parece arrancada de las ciudades montañosas de Andalucía (o, al menos lo haría si no fuera por las selvas tropicales y los picos de la Sierra del Escambray en la distancia). ¡Simplemente pasear por los adoquines, revolotear entre las casas antiguas y la Plaza Mayor, con puntos de palmeras, es una experiencia en sí misma!

13. Recorre el Valle de los Ingenios

Valle de los Ingenios
Valle de los Ingenios

Una vez que haya terminado de mirar por los gloriosos edificios coloniales de la bonita Trinidad, asegúrese de hacer una línea de abejas para los confines del Valle de los Ingenios, atestiguados por la UNESCO. En realidad, un trío de tres valles, la región fue una vez la potencia industrial de la nación.

Se estima que 30.000 esclavos habrían labrado las tierras, cosechando la caña de azúcar cada temporada en las innumerables casas de molino y plantaciones que salpicaban los campos.

Hoy en día, los viajeros pueden viajar en el tren de vapor de la locomotora Baldwin a través de la zona, escalar torres de esclavos inclinadas para obtener vistas panorámicas y desentrañar la oscura historia de la propiedad de esclavos en la finca Manaca Iznaga.

14. Nadar por la mañana en Cayo Coco

Cayo Coco, Cuba
Cayo Coco, Cuba

Vale, así que no tiene que ser un baño matutino, pero cuando sale el sol palpitante y proyecta su luz nacarada a través de las bahías y lagunas turquesas aquí, ¡la vista es simplemente para morirse! Sí, Caya Coco es turística para la T, pero hay una razón para ello.

Piensa en arenas blancas como el algodón y aguas poco profundas cálidas, la escuela ocasional de peces multicolores zumbando bajo los pies.

Piensa en todas las legendables bellezas de los Jardines del Rey y en los contornos de tonos rosados de los flamencos locales para compañía en el agua.

Piensa en extensos resorts de lujo con piscinas infinitas junto a la playa y cuidados jardines de palmeras, higueras y orquídeas.

Deja un comentario